martes, 27 de mayo de 2008

Portada con cariño


A veces, cuando te piden cosas de gratis, tienes dos opciones: hacerlas o no hacerlas. Bien, si decides hacerlas adquieres el compromiso moral ineludible de poner el mismo cariño y la misma profesionalidad que si te la pagaran, porque si optas por el camino fácil de crear cualquier cosa, mejor no haber aceptado.

Ésta es la portada que he realizado para "Paréntesis", la revista del IES Saavedra Fajardo, donde estudian mis hijos.

16 comentarios:

Lajarín dijo...

ostia juan yo estudié en el saavedra. De hecho el mural de la entrada lo hicimos mi curso de 3º de BUP, está mi firma y todo
jejeje

guardame un ejemplar porfaplis

ah, el dibujo muy chulo, elegante y fino. Qué lujo

Pasate por mi blog que te he dao un mono :))

Manuel Martínez dijo...

Guapísima la ilustración, Juanito y si es de gratis, sabe mejor. Peroooo, ¿no podrías ponella más grande?.
Y yo quiero otro ejemplar, qué leches...

Saludo.

Juan Álvarez dijo...

A mí no me han dado todavía ningún ejemplar, hermosos; si los tuviere en breve y en cantidad, alguno os tocaría.
Lo de no poner el dibujín más grande se debe a un fallo técnico, a ver si puedo solucionarlo.

Antonio Rentero dijo...

Delicioso, un dibujo realmente muy bonito. Se nota que lo has hecho con mucho cariño.

Abrazos.

sushi de anguila dijo...

Alucinante. Uno de tus mejores dibujos, dentro de lo que yo he visto últimamente...ni el 'Alix' de Jacques Martin...Un abrazo y enhorabuena...

Juan Álvarez dijo...

Gracias por tus parabienes, Sushi; espero, cuando sea mayor, ser como Yac Martín.

sushi de anguila dijo...

En serio, Juan, es que me ha encantado el detalle ése de la sombra de las ramas sobre los críos, o la Atenea omnipresentemente vigilante, con su búho al hombro y su lanza bien aferrada...como corresponde...ni Fidias lo hubiera hecho mejor..

La paradoja es que, muchas veces, los mejores trabajos que uno culmina, (como en este caso, si me lo permites), paradójicamente son aquellos que se hacen por amor al arte y de gratís...

Un abrazo, y te repito que es una chulada (y no es sólo porque yo sea arqueólogo...). Imagino que en el Saavedra Fajardo estarán como locos....y encantadísimos de la muerte...

MEL dijo...

Hola Juan,

aunque no nos conocemos personalmente, somos compañeros de revista. Bueno, al ver las fotos del blog, creo que en algún momento nos cruzamos en el stand de El Jueves en el salón...

Sólo decirte que me encantan las ilustraciones que haces. Hasta ahora sólo conocía tus historietas- que ya me gustaban-, pero las ilustraciones que están colgadas en el blog....¡GENIALES!

Un saludo.

Puebla dijo...

Muy bueno, qué finura, niño. Aunque me gustaría disfrutarlo un poquito más, no lo reduzcas tanto porfa...

Juan Álvarez dijo...

Hola Mel, qué alegría verte por mi blog. Gracias por tus loas; y entre tú y yo...a mí también me gusta mucho lo tuyo.
Hacer ilustración es muy gratificante, a mí me hace desconectar bastante del cómic, que es, en verdad, más complejo y me produce más estrés.
Zenquiu, Puebla, te digo lo que le he escrito a Manuel Martínez, a ver si logro apañarlo.

Carla dijo...

Que buen papá!!!!

Athena dijo...

Me encanta cómo me has sacado. Pondré este retrato en el salón de honor junto al que me hicieron Fidias, Mirón y Klimt.

Juan Álvarez dijo...

Oh, diosa Athenea, gracias por dignarte a escribir en el blog de este humilde mortal. ¿En verdad seré digno de decorar los muros de tu templo?

Athena dijo...

No lo dudes ni por un momento. Palabra de Palas ;)

Javi Chan dijo...

Ahí va, qué cosas. hace tiempo que no me pasaba por aquí, pero al leer este post me he visto obligado a escribir... Me veo en la obligación de recordarte, amigo Juan, que ya publicaste una ilustración "de gratis" en "Paréntesis". Sería allá por el 96 o 97... un chaval te entrevistó en tu estudio, y tú le dedicaste un dibujo al chaval y otro a la "Paréntesis". Luego, por cierto, nos hemos vuelto a encontrar alguna vez. Bastantes veces, me atrevería a decir. Un saludo!

Juan Álvarez dijo...

Jope, es verdad. ¡Qué malo es hacerse mayor y olvidar cosas! ¿Sabrás perdonarme, Javi Chan mío?