martes, 9 de septiembre de 2008

Batman y Hellboy


No soy gran aficionado al cómic de superhéroes y por tanto tampoco soy un gran conocedor de los mismos, sin embargo hay dos de ellos que me atraen poderosamente: Batman y Hellboy. Me gustan por su estética y por su mundo, que resulta de lo más oscuro e inquietante. De ahí que los eligiera como protagonitas de este mural para la Comicteca de la Biblioteca Regional de Murcia.

A pesar de la presencia de los dos "señores de la noche" del cómic, Jorge y yo convinimos en que no iba a ser una ilustración oscura, al contrario, había que situarlos donde nunca antes ningún dibujante los había situado: en plena canícula murciana.

7 comentarios:

Athena dijo...

Personajes como el Doctor Cataplasma y Panchita, las Hermanas Gilda, Sir Tim O'Theo, Hug el troglodita, etc, etc, los conocí gracias a un tebeo de Bruguera que me regaló mi profesora de 2º de EGB para fin de curso ¡como premio!. Qué pena que se me perdiera.
Chulísimos este cartel y el anterior.

sushi de anguila dijo...

¡una auténtica pasada! No sabéis cómo os lo agradecemos los amantes del cómic, especialmente los que hemos sido de Batman, Spirit y Corto Maltés de toda la vida...

Y el detalle del autogiro de tu tocayo De la Cierva emulando a Ícaro rumbo al sol, de lo más emotivo!!!!

Viva la Bilioteca Regional!!! Y muchas felicidades otra vez por esa chulada de mural que estoy deseando ver... El próximo café os lo pago yo, cracks

Carla dijo...

Batman mola, Hellboy a ratos... pero como dice sushi de anguila, para mi gusto...CORTO!!!!!
:-)

Juan Álvarez dijo...

En mi adolescencia no cabía otra cosa que los dibujos de Giraud y Luis García, así es que no entendía cómo gustaba tanto Corto Maltés, aquel mosaico de viñetas simples y mal dibujadas.
Pero un día mi amigo Zielinski me dejó la Balada del Mar Salado, luego seguí al personaje en las páginas de la revista Totem y más tarde continué con la publicación Sunday. Había descubierto la poesía y la aventura, había descubierto que la síntesis en el dibujo podía emocionar y comunicar muchísimo más que cualquier obra barroca.
Años más tarde conocí personalmente a Hugo Pratt en Lucca(Italia) y le volví a encontrar en el stand de Murcia, dentro del Saló del Comic de Barcelona, comiendo almendras con mojama y bebiendo vino de Carrascalejo. Allí tuve la oportunidad de contarle cómo descubrí su obra. Dios, qué bonito todo.

sushi de anguila dijo...

Oooooooooooohhh!!! Dios mío.....

Puebla dijo...

Toda una obra de arte, está redonda. Me encanta la inclusión de Hellboy. Sólo vosotros sois capaces de hacer algo así de bonito. Enhorabuena.

Juan Álvarez dijo...

Gracias por el piropo, Puebla. Después de este empacho de Hellboy creo que tardaré años en volverlo a utilizar.