martes, 28 de julio de 2009

En Bélgica


No era mi intención ir a Bélgica en busca de los tebeos perdidos; sólo quería conocer ese país, sobre todo visitar esas ciudades de cuento llamadas Brujas y Gante y degustar los chocolates de Pierre Marcolini, así como probar los mejillones con patatas fritas.
Los canales, Van Eyck, la lluvia fina, Le Roi d´Espagne, el gótico normando...y bueno, al final o al principio, aunque no quería, el destino hizo que delante justo del hotel donde me hospedaba, apareciera en todo su esplendor, un enorme mural realizado por mis admirados Dupuy y Berberian, con "Monsieur Jean" de protagonista.

5 comentarios:

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Ay pillín.

Carla dijo...

Off topic... el coche que está detrás de tu cabeza te hace parecer de lejos que tienes el pelo largo

Juan dijo...

Dios, es verdad, si llevara bigote me parecería al "Bigotes". Pero como no lo llevo me asemejo más bien al cantante de Pimpinela.

Antonio Rentero dijo...

"Por eso vete,
olvida ni nombre, mi casa, mi cara
y pega la vueltaaaaa
no me supiste comprendeeeer..."

Fernando dijo...

chuette!